En el Norte aun existe un Territorio Salvaje: desde el Mar Cantábrico, hasta las tierras de campos del sur de León, pasando por la gran Cordillera Cantábrica, todo un mundo de paisajes, fauna y flora.
Estás en: Territorio Salvaje/técnicas,timelapse/teoría/Técnica Time-Lapse (I): Introducción

Técnica Time-Lapse (I): Introducción

Sin intención de elaborar un curso técnico exhaustivo ni nada parecido, voy a comentar en varios artículos los aspectos generales de esta técnica, desde lo más básico/práctico, para tratar de llegar con el tiempo a aspectos bastante más complejos de creación de Time-Lapse. Si te apetece seguirlos, te recomiendo suscribirte, recibirás, como mucho cada semana, un correo electrónico con las publicaciones nuevas de la web, sin publicidad, ni mensajes repetitivos, ni otra cosa más que los sencillos artículos, fotografías o vídeos que voy publicando aquí. ¡Gracias por leer!

Qué es

En esencia, un ‘timelapse’ es una secuencia de imágenes cronológicamente ordenadas, que se visualizan de modo continuo a una velocidad determinada -que puede ser variable también en modalidades más elaboradas- y que muestran la realidad a un ritmo inusualmente rápido. Es una especie de ‘cámara rápida’ pero empleando menos fotogramas que el tradicional video.

Cómo se consigue

Sin entrar a mucho detalle, el procedimiento más simple consiste en obtener un fotograma cada X tiempo, para posteriormente reproducirlos a una frecuencia de unos 25 fotogramas por segundo (FPS). Por ejemplo: si tomamos una imagen cada 5 segundos, en un minuto, habremos tomado 12, en 10 minutos, 120, y en media hora 360. Para reproducir video, se usan tasas de 24-25 FPS, de modo que esas 360 fotos, reproducidas a 25 FPS, generarán un video de unos 14 segundos. Consecuencia: podremos ver 30 minutos de realidad, en 14 segundos de video.

Ventajas

Lógicamente, puedes grabar video con tu cámara de video o incluso la propia cámara de fotos moderna, durante un buen rato, y luego reproducirlo de modo acelerado, para obtener un resultado ‘similar’, pero:

  1. Espacio: media hora de video a buena resolución podría obligarte a tener una batería completamente cargada, y un gran soporte de memoria, de buena calidad además, por la alta velocidad de lectura escritura requerida.
  2. Resolución: Si bien es cierto que una cámara moderna puede capturar video en formato 4K -3840×2160 píxeles- una buena cámara reflex permite obtener escenas de mayor resolución: por ejemplo, una CANON EOS 7D realiza fotogramas de 5184 × 3456 pixeles.
  3. Calidad: Por muy alta resolución que pudieramos obtener con el video directo de una buena cámara actual -‘buena semiprofesional’, el formato ya sería comprimido por la propia cámara, disminuyendo sus posibilidades de edición, mientras que los fotogramas mediante método ‘timelapse’ serían fotografías completas de muy alta resolución y en formato ‘RAW’ admitirían ediciones complejas sin perdida de calidad en el resultado final.

Creo que son suficientes ventajas ¿no?. Para ir al grano, comenzaré describiendo los aspectos prácticos más básicos, en cuanto a requerimientos técnicos, y primeros consejos para que puedas conseguir cuanto antes tu primer timelapse, ya sea con el móvil, con una cámara compacta, o con un equipo más avanzado. 🙂

Ejemplo de Time-Lapse básico

Próximos artículos:

  • Tu primer Time-lapse con el teléfono móvil
  • Tu primer Time-lapse con cámaras compactas
  • Tu primer Time-lapse con cámaras reflex – o similar –
  • Time-lapse especiales. Transiciones de luz.
  • Time-lapse especiales. El movimiento.

<< Río Infierno


Comadreja en el hayedo >>

Volver a la portada del blog