En el Norte aun existe un Territorio Salvaje: desde el Mar Cantábrico, hasta las tierras de campos del sur de León, pasando por la gran Cordillera Cantábrica, todo un mundo de paisajes, fauna y flora.

Después de un ascenso espectacular desde Cordiñanes, la Vega de Asotín nos recibió con unas nubes y un paisaje que hizo que el esfuerzo mereciera la pena. Mientras descansábamos, dejé a la cámara trabajando, para intentar retratar dinámicamente lo que allí nos rodeaba.


<< Roquero rojo


Corzo de altura >>

Volver a la portada del blog